ISO 18587

Servicio de traducción automática con posedición humana completa conforme a ISO 18587

Norma de calidad ISO 18587

La norma española UNE-ISO 18587:2020 establece los requisitos para que, tras la posedición del resultado de una traducción automática, la calidad sea similar al de una traducción humana.

Para ello, en el estándar de calidad ISO 18587 se describen detalladamente:

  • los objetivos del proceso de posedición,
  • los requisitos de la posedición completa del resultado de una traducción automática (TA),
  • las tareas del poseditor,
  • las competencias y cualificaciones de los poseditores.

A continuación, explicaremos detalladamente todos los apartados de la norma de calidad ISO 18587. Servicios de traducción. Posedición del resultado de una traducción automática. Requisitos..

Índice

Definición de traducción automática y posedición

Un sistema de traducción automática es un programa informático que traduce automáticamente un texto de un idioma a otro mediante la inteligencia artificial sin intervención humana. Actualmente, se emplean sistemas de traducción automática neuronales que producen resultados más precisos y naturales que los sistemas anteriores basados en reglas. DeepL, Google o Yandex son algunos de los sistemas de traducción automática neuronal.

A pesar de haber mejorado muchísimo en los últimos años, los sistemas de traducción automática no son perfectos. La posedición es el proceso de mejorar el resultado de una traducción automática. Existe la posedición simple que se limita a corregir los errores más graves y generar un texto suficientemente comprensible. Por el contrario, el objetivo del proceso de posedición completa, que es la que trata la norma ISO 18587, es obtener un resultado similar al de una traducción humana. A la persona que posedita se le denomina poseditor.

Proceso de posedición según ISO 18587

Como acabamos de señalar, el proceso de posedición consiste en la modificación y corrección del resultado de una traducción automática. El alcance de la norma ISO 18587 se limita a la posedición humana completa, donde se logra una calidad parecida al de la traducción humana. Seguidamente, explicaremos los procesos de preproducción (viabilidad, preedición, presupuesto), producción (posedición completa) y posproducción (verificación final) descritos en la norma ISO 18587:

Proceso de preproducción
(viabilidad, preedición, presupuesto)

En esta fase se analiza si es viable emplear la traducción automática y la posedición para un encargo concreto y si conviene preparar el documento de origen (preedición) antes de utilizar la traducción automática.

Cualquier empresa de traducción certificada según la norma ISO 18587 dispone de un proceso para valorar la viabilidad del empleo combinado de traducción automática y posedición. De entrada, podemos afirmar que no se puede utilizar traducción automática con todo tipo de textos.

Se recomienda recurrir a los servicios de traducción conforme a ISO 18587 cuando se dispone de plazos muy cortos, escaso presupuesto o en grandes volúmenes de traducción con contenido repetitivo y una memoria de traducción extensa. Una memoria de traducción es una base de datos de frases bilingües traducidas por un traductor profesional.

Otro factor clave a la hora de decantarse por este servicio de traducción es la semejanza sintáctica, léxica y morfológica entre los idiomas de origen y de destino. Asimismo, es recomendable contar con un glosario terminológico aprobado por el cliente y material de referencia.

Un documento ideal para su procesamiento en un sistema de traducción automática + posedición cumple los siguientes requisitos:

  • está bien redactado,
  • emplea frases sencillas,
  • no utiliza estructuras sintácticas enrevesadas o ambiguas,
  • es coherente desde el punto de vista terminológico,
  • contiene texto repetitivo,
  • no utiliza excesivos sinónimos.

Cuando no se cumplen la mayoría de los requisitos anteriores, se recomienda la preedición del documento, es decir, su modificación para lograr mejorar el resultado de la traducción automática y facilitar la labor del poseditor. Siempre se aconseja la fase de preedición cuando se va a traducir el documento a varias lenguas.

Después de confirmar que el proyecto es viable, la agencia de traducción certificada según ISO 18587 envía un presupuesto al cliente. Cuando el cliente acepta y se formaliza el acuerdo, se registra el pedido en el sistema de calidad y se pasa a la fase de producción.

Proceso de producción
(requisitos de la posedición completa y tareas del poseditor)

Los trabajos de posedición humana del resultado de una traducción automática se desarrollan en un entorno multimodal con herramientas de traducción asistida por ordenador (TAO), como SDL Trados o memoQ, un sistema de traducción automática, como DeepL o Google Translate, memorias de traducción, glosarios terminológicos, etc.

En este apartado de la norma, se explican cuáles son los objetivos en el proceso de posedición, las tareas del poseditor y los requisitos de la posedición completa.

El poseditor es un traductor profesional con experiencia en corrección de traducciones automáticas. La tarea de un poseditor en una posedición completa es leer la traducción automática y modificarla para que la calidad de la traducción sea idéntica a una traducción humana. Para ello, el poseditor decidirá si tiene que reformular el contenido de la traducción automática, proporcionar una traducción nueva, etc.

El proveedor de servicios de traducción con certificación ISO 18587 debe garantizar el cumplimiento de los requisitos indicados en la norma:

  1. se deben seguir los glosarios terminológicos aprobados por el cliente, los materiales de referencia, la terminología del área de especialidad de los documentos y garantizar la coherencia terminológica;
  2. se deben respetar todas las convenciones ortográficas, sintácticas y de puntuación del idioma de destino y respetar la guía de estilo y las convenciones locales;
  3. se debe entregar el documento final en el mismo formato que el original;
  4. se deben cumplir todas las normas aplicables;
  5. se debe garantizar que el documento final es adecuado para la audiencia a quien va dirigido;
  6. se deben cumplir las directrices de posedición y cualquier otro acuerdo pactado con el cliente.

Proceso de posproducción
(verificación final, entrega y comentarios)

El resultado tras la posedición completa es comparable al de una traducción humana. Una empresa con certificado ISO 18587 debe realizar varios controles de calidad y verificar el documento final según lo acordado con el cliente antes de la entrega final.

Asimismo, la norma precisa que los poseditores deben tener la posibilidad de realizar comentarios sobre el rendimiento de los sistemas de traducción automática y los errores recurrentes en el resultado de TA, a fin de mejorar el sistema y el proceso.

Requisitos de la posedición completa conforme a ISO 18587

La norma ISO 18587 concreta que el objetivo de la posedición completa de una traducción automática es que “el resultado no se pueda distinguir de la traducción humana”. Para ello, los poseditores deben centrarse en los siguientes aspectos:

  • asegurarse de que no se ha añadido ni omitido información;
  • corregir el contenido inadecuado;
  • reformular las oraciones si el significado no está claro o es incorrecto;
  • crear contenido preciso en el documento poseditado, considerando aspectos gramaticales, sintácticos y semánticos;
  • seguir la terminología del cliente o del área de especialización;
  • aplicar las normas ortográficas, de puntuación y de separación de sílabas;
  • garantizar que el estilo es el adecuado para el tipo de documento y que se siguen las pautas de estilo facilitadas por el cliente;
  • respetar las reglas de formato.

Competencias y cualificaciones de los poseditores

La norma ISO 18587 insta a las empresas certificadas a que garanticen que los poseditores cuentan con las competencias, cualificaciones y profesionalidad especificadas.

Los poseditores son traductores profesionales. La norma ISO 18587 exige las mismas competencias a los poseditores que la norma ISO 17100 (servicio de traducción certificado) a los traductores profesionales.

Las seis competencias son: competencia traductora, competencia lingüística y textual en los idiomas de entrada y de partida, competencia para investigar y adquirir y procesar información, competencia cultural, competencia técnica y competencia de dominio.

Al igual que ocurre con los traductores en la norma ISO 17100, los criterios para homologar a los poseditores según la norma ISO 18587 son los siguientes.

Deben presentar pruebas documentadas de que cumplen uno de estos tres criterios:

  • grado en traducción, lingüística o filología, o un grado superior equivalente con formación específica en traducción;
  • grado universitario superior en otro campo y dos años como traductor o poseditor profesional a jornada completa;
  • cinco años de experiencia a jornada completa como traductor o poseditor.

Otra de las exigencias de la norma ISO 18587 es que los poseditores empleen un método profesional en las tareas de posedición y especifica que los poseditores deben:

  1. conocer la tecnología de los sistemas de traducción automática y los errores comunes de estos sistemas;
  2. conocer herramientas de traducción asistida por ordenador, como SDL Trados o memoQ;
  3. ser capaces de valorar el tiempo y el esfuerzo que requiere editar una traducción automática y determinar si les compensa la tarea;
  4. ser capaces de seguir las instrucciones y directrices facilitadas y corregir y modificar lo que sea necesario para que el resultado sea similar al de una traducción humana.
Scroll al inicio